Uno + uno = cuatro

A veces el amor es así, te da una bofetada en la cara y te dice “Eh! El momento es ahora.” Y a veces los novios me contactan apenas un mes antes de la boda y si aún no estoy en plena temporada, a veces tienen suerte y ese día, su día, aún está libre (aunque os recomiendo de todo corazón que si estáis planeando vuestra boda, especialmente en las fechas más solicitadas del año, contactéis con esta vuestra fotógrafa con al menos 9-12 meses de antelación).

A veces no hacen falta más de 20 invitados a una boda (a veces no hacen falta más de 15), a veces una pequeña iglesia en un pequeño pueblo en un valle hermoso es el lugar ideal para decir “sí quiero” aunque vivas a cientos de kilómetros de distancia, y a veces, contra todo pronóstico, el temporal de lluvia previsto decide esperar un ratito más y nos concede una tregua a la salida de la ceremonia.

A veces los novios no son sólo dos, son tres, porque tienen un perro hermoso que se llama Toy y es parte de la familia por derecho propio. Pero es que a veces, uno más uno no son sólo dos, ni siquiera tres, sino cuatro. 😉

Y viva el amor!

Fecha

Abril 2016

Ceremonia

Gartzain

Vestido de novia

Paredero Quirós

Ramo y corona

Flores Elorz

Tags
Boda en Navarra, Boda en Valle de Baztán, Boda íntima, Boda rural, fotógrafo de bodas Bilbao, Paredero Quirós
No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.